Podemos II: el discurso perpetuo

alfredo | abril 11, 2015 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

Hace ya mucho tiempo, sobre todo desde que los tecnócratas llegaron al gobierno vía Franco, que el ciudadano de a pie se dio cuenta de que practicaban el arte de hablar mucho sin decir nada. O al menos nada que se entendiera.

Agudas mentes -porque en este país haylas, a pesar de todo- crearon una tabla  con algunas frases que podían estructurar un discurso todo lo largo que se quisiera, tan sólo teniendo la precaución de usar cualquier párrafo de la columna 1, luego uno de la columna 2, seguido de uno de la columna 3 y a continuación uno de la columna 4, para volver a empezar por la columna 1, y así sucesivamente.

Por supuesto, con el periodo democrático la tabla seguía siendo útil, pero no tanto como antes, porque, desde 1975, los políticos tenían que hacer necesariamente alusiones concretas -es un decir- a programas, soluciones y/o logros. Pese a ello, en lo esencial se mantenía la técnica oratoria.

Mira por donde, ahora aparece un partido, Podemos, que vuelve a utilizar con el mismo vigor que los tecnócratas franquistas otro bagaje de frases comunes a cualquier circunstancia. Una de las mentes agudas de las que antes admití la existencia, Fernando Sánchez Salinero, gerente del Instituto Para el Desarrollo PYME y autor del libro “¿Qué leches es el Estado del Bienestar? Manual antidemagogia para tiempos revueltos” explica con gracejo en un vídeo  las 7 claves que Podemos utiliza para establecer un discurso de mitin o de tertulia. No hacen falta más.

Acertadamente, Sánchez Salinero dice, aunque no en el video, lo que muchos pensamos. Cito textualmente: “Podemos quiere un mundo de pobres a los que se les puedan repartir dádivas”.

Ya, ya sabemos que los que no opinamos como los gerifaltes de Podemos somos unos fascistas. ¡Qué le vamos a hacer! Claro que su concepto de libertad y democracia es tan relativo, que lo expresan claramente en la expulsión de 60 militantes por la grave falta de presentar en Andalucía una candidatura alternativa a Teresa Rodríguez.

Los que piensan votarles sólo para fastidiar a los demás partidos harían bien en meditarlo (Ave Caesar morituri te salutant).

Hasta la próxima.

Alfredo Vílchez


Atresmedia, Mediaset y Braveheart

alfredo | abril 8, 2015 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

No. Braveheart no es un nuevo grupo de comunicación, sino la película de Mel Gibson en la que usted está pensando. ¿Y qué tiene que ver con las candenas de televisión? Pues a ello vamos.

Hace unos días me enteré de que Carlos Herrera dejaba su programa de Onda Cero, en Antena3, “Herrera en la onda”.

Herrera no ha dicho qué piensa hacer ahora. Solo le oí dejar claro que se da tres meses antes buscar de cualquier otra opción, y que los pasará en Estados Unidos. Salvo lo por él explicado, no sé qué otras razones habrá tenido, pero a mi, ciudadano de a pie, me ha parecido congruente esa renuncia.

Las veces que he oido la radio, he procurado escuchar su programa, porque siempre me ha parecido que lo llevaba de una forma sensata, democrática y liberal, nada sectarista.

Precisamente por eso, no entendía como podía formar parte del mismo medio de comunicación que edita La Sexta.

Y con ello llegamos al meollo de este artículo (me niego a llamarlo con esa cursilada neologística de “post”). Atresmedia, editora de La Sexta, y Mediaset, editora de La Cuatro, parecen dedicadas últimamente a promocionar a tumba abierta al partido Podemos. ¿Por qué?

Pienso que, en el más puro estilo capitalista, han encontrado motivo de negocio incluso en poner en sus antenas a un partido que ha dicho muy claro que la televisión ha de ser pública exclusivamente.

Aparentemente, es como tirar piedras en el propio tejado, pero, fijándonos un poco, se trata de sacarle jugo incluso a eso (recuerdo que la primera librería que puso a la venta montones de obras sobre el PC, cuando lo legalizaron, fue El Corte Inglés), porque la cantidad de gente “indignada”  que se dice seguidora de Podemos representa un alza significativo de la audiencia, con lo que esto supone de visionado de anuncios, de interés consecuente de los anunciantes, y, en definitiva, de engrosamiento de las arcas de las empresas de Medios.

Además, puede implicar el doble juego de tener cadenas y programas para el caso de que las cosas sigan igual, al tiempo que se dispone de cadenas y programas que han sido fundamentales en el apoyo de una fuerza en su opinión emergente, de la que esperan recompensa en caso de triunfo.

Es aquello tan viejo de poner una vela a Dios y otra al diablo.

Y por eso me he acordado de Braveheart. En la película, el padre de Robert Bruce, aspirante al trono de Escocia (Robert, no su padre), explica bien claro que lo que deber hacer su hijo es tener grandes posesiones en Inglaterra y otras tantas en Escocia, para ganar siempre, sea cual sea el resultado de la lucha. ¿Que esa lucha significa la ruina de Escocia y cientos de víctimas crédulas? No importa. Lo esencial es permanecer siempre en las elites del poder y acrecentar la fortuna propia.

Por eso me acordé de Braveheart cuando  estuve un rato pensando en Atresmedia y Mediaset.

Buenos días, y hasta el próximo.
Alfredo Vílchez


Andalucía: grupos sociales extractivos

alfredo | marzo 27, 2015 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

Dos días después de las elecciones andaluzas puse la radio mientras viajaba en coche. Estaba el programa “Herrera en la onda”. Los contertulios disertaban, sapientes, utilizando ese lenguaje ambiguo que da largos rodeos para no llamar a las cosas por su nombre común ni comprometerse demasiado. Uno de ellos habló de que el problema de Andalucía es que había toda una red de elites “extractivas”. Con el término quería definir a aquellos que viven irregularmente del presupuesto público, derrochándolo y/o usándolo para su beneficio.

Reflexioné sobre el tema. Debería decir mejor que recapitulé, porque sobre estos asuntos hace mucho tiempo que vengo reflexionando.

Llegué a la conclusión de que yo extendería el término “elites extractivas”, y hablaría más bien de “grupos sociales extractivos“, porque, sin ir más lejos de mi corto espacio personal, tengo conocimiento de hechos que justificarían esa extensión a un gran porcentaje de la población andaluza.

Algunos ejemplos:
Hace unos meses viajamos a un pueblo de Córdoba para comprar una moto que vendían por internet. Comprobado su estado, quedamos de acuerdo en el precio, y le dijimos al vendedor que le dábamos una señal y que el resto se lo enviábamos por transferencia cuando tuviera los papeles preparados y hubiera arreglado unos cuantos desperfectos del vehículo. El campesino, porque lo era, se negó en redondo. Con gesto de conspirador nos dijo que no mandáramos nada por el banco, y que el pago lo hiciéramos en mano, porque “… ya saben ustedes“. El hombre estaba dado de alta en el PER, pero trabajaba sus tierras; y tenía otra moto, un coche y un todoterreno. ¡la pobreza, que da mucho de sí!  Yo conocía esas prácticas por amigos bancarios, que han visto como a su ventanilla acudían siempre algunos con talones al portador, sin permitir nunca que se ingresasen en cuenta “para que no pudiesen controlarlos“, según decían.

Item más: Recuerdo un alto cargo de una Diputación que, para quedar bien con quienes podían reportarle beneficios personales y estimaba que eran de su cuerda progresista, ofreció a un amigo mío participar en reuniones “de trabajo” en Marbella, con mariscos y señoritas. “Tengo esta tarjeta que me sirve pa tó“, dijo con sonrisa de complicidad.

Sé de otros amigos que han sido amenazados seriamente -ya se sabe que en los pueblos las amenazas son serias siempre- si no firmaban peonadas sin haberlas trabajado. O que han tenido que dejar improductivas las tierras por negarse a pagar en negro para que los trabajadores siguieran con el PER.

Incluso sé de un maestro indignado porque, reprendiendo la inactividad académica de un alumno -aunque sí solía tener “actividad social” con su pareja en clase- le preguntó que, con su actitud, ¿a donde creía que iba a llegar en la vida?. La respuesta fue, más o menos: “si mi papa (con acento figurado en la primera “a”) sin hacer ná, gana más que tú ¿pa qué quiero estudiá?

En mi opinión, esta extensión popular de la inmoralidad social es como el barro después de una riada: una base que lo cubre casi todo sobre la que no se puede construir nada. Por ello prefiero hablar de “grupos sociales extractivos”, y no sólo de elites. Y lo peor es que avanza porque no hay castigo para los ejecutantes, y demasiados ejemplos de personajes públicos que justifican su corrupción con pantallas partidistas o guiños gentilicios.

De ello hablaban también en la tertulia rediofónica, refiriéndose a que la juez Alaya ha ordenado la detención, por el asunto de los cursos de formación, de dos delegados de la Junta de Andalucía y otros 14 altos cargos. Esta vez la juez lo ha hecho después de las elecciones. Le echaban en cara que simpre lo hacía antes, más que nada para fastidiar, y ahora le echan en cara precisamente que lo haya hecho después. Lo leí en El País cuando llegué a casa.

Este periódico decía además que se habían otorgado ayudas de más de tres mil millones de euros sin control, para cursos que no se impartieron o que tenían muchos menos alumnos que los justificados. También se refería a que, entre los altos cargos detenidos, estaba Inés Sabalete, de la que hay grabaciones , investigadas por el juez, en las que había “aconsejado” en 2012 a sus subordinados convencer a los beneficiarios de que votasen socialista para no perder sus beneficios. Y es que los caciques de antes compraban los votos con duros, pero lo de ahora lo hacen con subvenciones, subsidios y despachos.

Pero, a lo que voy: 16 altos cargos de la Junta. Y doña Susana sin referirse a ello. Claro que tampoco se ha referido en momento alguno a que su marido Zapatero y el marido de Susana formaba parte del entramado de cursos falsos que estaba siendo investigado.
Hay un interesante artículo que habla de todos estos temas con claridad. Algunos de sus lectores le achacan al autor haberlo escrito para favorecer a Podemos. Con la exposición clara y contundente del autor estoy de acuerdo; con las consecuencias y reflexiones finales, no, porque Podemos no solucionaría nada sino que lo empeoraría ¡aún no tienen poder, y ya estan inmersos en verdades a medias, ocultaciones y trampas! Imaginemos si llegan a tenerlo.

Pero de eso escribiré otro día. Hoy termino con dos frases, conocidas al emplear el Bar-ometro (de oidas, claro está): como resumen de lo dicho, aquella de “¿yo voy a votar a otros pa que vengan y me quiten el chollo? ¡andaya, quillo!?“; y para reflejar el ascenso de Podemos, esta otra:  “Ya nos han engañado unos. ¡Que nos engañen ahora otros!“.

Todo muy constructivo y convincente, como se ve. Y, si todo eso  se sabe en mi limitado entorno… ¡qué no habrá por ahí!.  En esta sociedad condicionada por la picaresca, ¿es de extrañar que siempre gane el Régimen?

Hasta otra vez

Alfredo Vílchez


Podemos-I

alfredo | marzo 13, 2015 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

 De nuevo en la brecha.
Algún tiempo ha pasado desde la última vez que escribí en este blog, por razones que no vienen al caso.
Como antes, reflejaré en estas líneas mi opinión sobre diversas cosas de mi entorno. Y lo que toca hoy es escribir sobre algunas cuestiones absurdas, contradictorias, incoherentes y disparatadas que están conformando la actualidad de estos días.
Las dos más recientes se refieren al mismo partido: Podemos.

José Manuel Puebla (ABC)

José Manuel Puebla (ABC)

La primera de ellas, la negación de Podemos, ayer 12 de marzo, junto con los demás partidos comunistas de la Eurocámara, a pedir la libertad de los presos políticos de Maduro, en Venezuela.
El hecho de no protestar por detenciones arbitrarias e irregulares de un régimen que se desliza cada vez más hacia la dictadura pura y dura sólo puede significar dos cosas: que se está de acuerdo con que ese es el camino para reducir a la nada a los opositores, sendero propio del pensamiento totalitario comunista, o que no se puede ir por otro camino porque quien paga, manda. También puede que, a lo peor, sean las dos cosas, porque lo de la finaciación al parecer atañe sólo a Podemos.
El rasgamiento de vestiduras que llevan a cabos estos “próceres” cuando se pisa un callo en una manifestación, aquí en España, está absolutamente ausente cuando se trata de privar arbitrariamente de la libertad a los que piensan distinto del dictador de turno.
Por pura lógica, los antifranquistas acérrimos deberían ser antimaduristas acérrimos. Pero una cosa es criticar a Franco muerto y otra oponerse al ejemplo vivo de unos cuantos representantes del paraiso del proletariado.
En el caso de Podemos, y del señor Iglesias en particular, es, además de incoherente, contradictorio, porque hace unos días condenó en España la detención del alcalde Ledezma. Claro que eso era en un mitin, para quedar bien aquí con sus fans incondicionales. Hacerlo en la Eurocámara tiene unas consecuencias internacionales que no le están permitidas a los podemistas, por lo que allí hay que votar que no.
Primero sí. Luego no.
En resumen, lo de siempre. Si algo les hace perder votos, se dice lo contrario y santas pascuas (no dirían precisamente eso, pero usted ya me entiende). En cuanto Pablo Iglesias y su corte se dieron cuenta de que con sus primeras manifestaciones estaban siendo demasiado sinceros y alarmantes, fueron cambiando a planteamientos un poco más moderados. Donde dije “digo” quiero decir “Diego”. Vamos, el lema de los hermanos Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”. Porque la cuestión es lograr el poder. Luego ya volveremos a nuestros fueros iniciales…. o a lo que nos dé la gana, como Chavez y Maduro.

 

JM Nieto  (ABC)

JM Nieto (ABC)

La segunda razón para volver a coger el teclado (antes era más romántico aquelo de “coger la pluma”) son las declaraciones de la candidata de Podemos a la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez. Sí, la de aquello de quitar la Semana Santa y luego decir que no era eso lo que quería decir. Pues bien, Teresa afirma que hay que crear una banca pública (y única, porque en otras ocasiones se han opuesto a que exista la “casta” bancaria) que pueda, y cito textualmente, “poner los ahorros colectivos a disposición de lo que la sociedad necesita, porque hemos observado cómo los ahorros de los ciudadanos que están en los bancos no se han invertido en una economía productiva que genere empleo, sino en aumentar las ventas de coches de lujo y de los yates en la crisis y de enriquecer a la economía especulativa”
No termino de entender eso de los coches de lujo o los yates. Los bancos no compran coches ni yates. Los propietarios de los fondos en ellos depositados puede que sí, en uso de su libertad para disponer de su dinero como quieran. A no ser que eso también se vaya a limitar.
No me extrañaría. En una ocasión, con motivo de una reunión campestre de partidarios de Podemos en la Casa de Campo de Madrid, un periodista preguntó a varios de los asistentes sobre lo que acababan de oir en el mitin reciente: “¿les parece bien que se limiten los sueldos por arriba?” Respuesta: “¡Claro. Porque ahí están todos los problemas (!!!!). ¿por qué tiene que ganar uno tanto más que otro?”. Y yo me pregunto ¿en qué les afectaría a los que ganan poco el hecho de que los demás ganen menos? A mayores ingresos, mayores gastos, y más gente que puede vivir proporcionando a esos gastadores lo que necesitan ¿o no? Además, si se limitan las posibilidades y los estímulos, me parece que va a trabajar la consabida Rita, aunque quizá tampoco, porque le habrán garantizado ya un sueldo por existir y el derecho a ocupar una vivienda.
En realidad, ninguno de los “contestantes” se planteaba qué ocurriría si fueran ellos los estuvieran en el grupo de esos que ganan mucho más. Estoy seguro de que entonces las cosas se verían de otra manera.

A la vista de esto, estoy pensando colocar como lema de todos los artículos sobre Podemos la frase de Groucho Marx, porque puede que este sea el “marxismo” con el que tanto se identifican.
Hasta la próxima.

Alfredo Vílchez

PD: Si hay comentarios, sólo serán leídos los que vayan firmados con nombre personal, no con seudónimos, “nikes” y otras zarandajas para ocultarse.


El joyero y sus víctimas

alfredo | febrero 22, 2013 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

Tags: , , , ,

Hoy es uno de esos días en que me gustaría poner un puesto de castañas asadas en el Sahara, para estar seguro de no ver a nadie “civilizado”.

No es por las hazañas de los políticos; que también. Ni por estar indignado por las jubilaciones generosas de quienes entre ellos no han dado un palo al agua nunca; que también. Ni por los sindicalistas que creen que sólo su voz debe oírse y vierten el café sobre los que lo están tomando cuando ellos pasan, golpean a quienes quieren ir a trabajar porque están en su derecho, o intentan justificar el dejar a los padre e hijos sin metro la noche de Reyes o a todo el personal frustrado cuando tiene unos días de vacaciones; que también.

Hoy dudo de la civilización a causa de un juez (ya van demasiados jueces que me hacen pensar lo mismo) y de un periodista.

del joyero atracadoHe tenido noticias de que en el bario de Salamanca de Madrid dos individuos han asaltado una joyería amenazando de muerte a la hija del joyero, y este les ha herido de varios disparos. Naturalmente, el juez ha imputado al joyero por intento de homicidio. Al periodista que da la noticia en El Mundo no le preocupa el atraco sino el resultado de la legítima defensa, porque comienza su artículo diciendo que “un hombre de 30 años ha sido herido”, no un atracador; en ese tono discurre todo lo demás, procurando dejar bien claro que ninguno de los dos asaltantes -perdón, hombres-, a los que llama “víctimas”, tienen antecedentes policiales (lo que en sí mismo es noticia), y añadiendo un video en el que ni aparece la joyería: sólo los rastros de sangre. Afortunadamente, en otro periódico, Alfonso Ussía pone los puntos sobre las íes en clave de ironía que deja aún más al descubierto la grave injusticia que con sentencias y artículos se cometen.

Para hacerse una idea de lo que debió sentir el joyero (si es que le interesa a alguien) corre por ahí otro video en el que un colega valenciano es maltratado por dos especímenes que, probablemente, tampoco tendrían antecedentes, y podrían haber pasado a ser pobres víctimas de la crueldad del comerciante.

En este país el ciudadano normal, respetuoso con las leyes, está absolutamente desprotegido, porque, si le toca, qyeda a merced del expolio del ladrón, de la agresión del violento y de la sentencia de jueces que parece que se desayunan con yogures caducados. Al respecto recuerdo otro caso en que  un profesor de kárate le dio una paliza a tres asaltantes (sin duda rodeándolos) que habían entrado en su casa, y otro juez de los yogures dijo que en realidad sus manos eran como armas, y le imputó por daños y lesiones.

Pese a los agnósticos, está claro que Dios tiene familia en este mundo: los políticos y los jueces.

Los segundos juzgan, y dicen que la hacen ajustándose a las leyes que hacen los primeros.

Pero unas veces se saltan la ley cuando lo consideran necesario, otrosí (frase documental a la que nunca le he encontrado sentido pero que queda bien para enumeraciones) como en el caso del robo en los supermercados por la Sánchez-Gordillo-Conection (¿que tal, sr. juez, si sus “comprendidos” consideraran necesario llevarse unas cuantas cosas de su casa?), otrosí como en el caso del juez que consideró que el intento de asalto al Congreso no era ni falta leve (¿Que tal, sr. Juez si deciden asaltar la Judicatura o el Tribunal Supremo?), u otrosí como el juez que afea a las fuerzas de seguridad el que defiendan las sedes del PP ante esos exaltados que tienen el móvil en conexión permanente con alguna que otra esfera para protestar espontáneamente siempre que se lo indiquen (¿qué diría vd, señor juez, si fuera la sede de su partido y un ciudadano cualquiera incitara a asaltarla?)

Y otras veces se ajustan estrictamente a ellas aún en contra del sentido común, como en el caso del joyero que nos ocupa, y del karateca arriba citado.

¿Para cuando un ley que apoye la legítima defensa de verdad, señores políticos? ¿Para cuando una interpretación judicial que apoye lo mismo? Si un atracador cree que puede salir malparado dentro de un domicilio o de un negocio a los que pretende robar, se lo pensará algo más. Pero hoy por hoy saben que el ciudadano está atado por la ley que respeta y por la inseguridad de raciocinio de quienes la deben hacer respetar, por lo que lleva todas las de ganar a poco que se ponga algo violento.

De todas formas, y pese a los jueces, habría que reflexionar con aquellos versos andaluces que decían:

 

… porque en esto del querer (sustitúyase el verbo por el adecuado en este caso)
sucede lo que al reñir
es necesario matar
o es necesario morir.
Y el que no es tonto prefiere,
cuando del caso se trata,
al golpe con que se muere
el hierro con que se mata.
Porque al que mata, lo encierran,
pero lo sueltan después.
Y al que se muere, ya ves,
al que se muere… lo entierran.


Mayor Zaragoza, la ambigüedad permanente y el apoyo a los asesinos

alfredo | enero 14, 2013 in Ciudadanía,Líneas Libres | Comments (0)

Este domingo, 13 de enero de 2013, leo en los periódicos que Federico Mayor Zaragoza ha apoyado la marcha a favor de los presos etarras celebrada ayer en Bilbao. Y lo hago al mismo tiempo que leo también que el etarra Bolinaga, con el que se ha vuelto a escenificar la farsa de la enfermedad incurable para enviarlo a casa, reconoce que causó daño y dolor, pero que no se arrepiente de nada. Podríamos citar otros muchos casos semejantes, como todo el mundo sabe, pero sirva éste para expresar el desconcierto de que personajes así tengan el apoyo de quien dice hablar siempre de la paz. Pernando Barrena y otros célebres proetarras se han dado buena prisa en destacar el apoyo de Mayor a su marcha. Pero Mayor Zaragoza habla en su video con sus habitualmente ambiguas palabras buenistas, como si de inocentes atropellados se tratara.

¿Se podrían aplicar esas palabras a quien -por utilizar el personaje arriba mencionado- mantuvo angustiado a Ortega Lara durante más de 500 días embutido en un agujero poco mayor que su cuerpo y sin esperanza de liberación? ¿Pensaría el etarra bolinaga en los derechos humanos de quien, día a día, minuto a minuto, sufría enterrado en vida? Y esto sin citar sus irreversibles asesinatos.

Reflexión es lo que debería haber hecho Mayor Zaragoza antes de emplear sus juegos de palabras ambivalentes para apoyar la liberación o el beneficio para asesinos que no han hecho lo propio con sus víctimas ni se arrepienten de ello, haciendo bueno aquello de que si matas o torturas a una persona te llaman criminal, si lo haces con mil, algunos te llamarán héroe e incluso apoyarán que salgas de la cárcel en base a los derechos humanos.

Y, ya puestos, he buscado cosas sobre don Federico, enterándome de lo que recibe en subvenciones la fundación “Cultura de paz” que preside, o de cómo consiguió ser nombrado rector de la Universidad de Granada. “Sapientis est mutare consilium” (es propio del sabio cambiar de opinión), que decían los romanos, pero esto más que “mutare consilium” parece simple adaptación a lo que venga para estar siempre en el candelero.

Y a veces, como ahora, eso da un cierto asquito.

 


La izquierda y su pensamiento único

alfredo | diciembre 21, 2012 in Ciudadanía | Comments (1)

Hace ya varios días que en Telemadrid no es posible ver ni los informativos ni los espacios de opinión, porque están en huelga. He procurado enterarme, y parece ser que la empresa está pensando hacer un ERE, y de ahí la huelga. Hasta aquí, todo más o menos normal. Pero lo que me choca es que, precisamente, sean los informativos y los espacios de opinión lo que no dejan ver. El resto de programas, sí. Y eso ya me suena más a planeamiento político que laboral. Como la riada de huelgas que padecemos últimamente.

¿Qué ocurriría si un sindicato independiente (¿es eso posible?) bloqueara los informativos de una cadena afín a la izquierda?  “¡Anatema! ¡Ataque a la libertad de expresión! ¡Se les ve su fondo fascista y totalitario!”, etc. Pero cuando el silenciar al disconforme lo hace la izquierda, ni una voz se alza, nadie expresa su contrariedad, a nadie se le ocurre que la esencia de la libertad es que todas las voces se oigan, incluso las que no convienen.

Muchas veces he oído en labios izquierdistas frases del sentido de la siguiente “daría mi vida por la libertad aunque la usaras para atacarme”. O algo así. No recuerdo la textualidad, pero querían decir eso. Y esas frases las utilizan en los grandes momentos, en las grandes declaraciones, pero se olvidan de su significado en la vida diaria. De muestra, lo que acabo de comentar.

Esa libertad de embudo, esa paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio es una constante de la izquierda.

Cuando un piquete, desde la central, activa el freno de emergencia de un convoy del Metro dejando a ochenta personas detenidas durante más de una hora en un túnel, envueltas en la angustia del por qué y en el miedo de que otro vagón les embista ¿alguien ha levantado la voz para que esos salvajes sean juzgados? Ninguno de los esforzados progresistas ha considerado esto como algo importante. Otra cosa sería si les hubiera ocurrido a ellos.

Durante la pasada huelga general me causaron especial indignación dos vídeos que aparecieron en TV. En uno de ellos (que no he podido localizar en “youtube”) un belicoso huelguista, sin duda defensor de la libertad, golpeaba violentamente la mesa donde dos mujeres tomaban café; una de ellas se vuelve ante los golpes, y otra esforzada huelguista defensora de la libertad aprovecha para derramarle por el otro lado el café sobre la ropa (tapándose la cara, eso sí).  En otro video, un escandaloso huelguista, también defensor de la libertad, da con su silbato un concierto de pitidos a escasos centímetros del oído de otro cliente de una cafetería (usted, lector ¿lo aguantaría?); la víctima lo manda a freír espárragos y el “concertista”, ofendido, le da un cogotazo por detrás. , y encima dicen que son ellos los agredidos. Por cierto, en uno de los comentarios un alumno identifica al agresor como su profesor de lengua. Sin duda será de los que también “lucharán” por una mejor educación.

Ahora, la Sanidad en Madrid está revolucionada porque se va a privatizar su gestión. ¿por qué no lo hace en Andalucía, que tiene ya 17 hospitales “concertados”, que es el término que utilizan para que no aparezca la palabra “privatizar”?  No entro a fondo en la cuestión sanitaria, porque no es el objetivo de estas líneas (aunque algo tendrá que ver el derroche con, por ejemplo, las sábanas que envuelven los centros por dentro y por fuera con letreros), pero tampoco quiero dejar de reflejar que un médico conocido anda por ahí diciendo que la sanidad privada va a utilizar agujas para transfusiones o análisis de sangre que, al retirarlas, van a arrancar parte de la piel del paciente. ¿Eso no es manipular? Primero, porque no está probado, al no ser realidad aún, y segundo porque, por la misma razón, sólo se puede contradecir con opiniones. A mi me han operado recientemente en una clínica privada (en la pública me daban plazo de tres meses) y no me ha salpicado la sangre a la cara.

Como digo, nada de esto es nuevo. La izquierda se permite atribuirse todo lo bueno y etiquetar ella misma a los contrarios. Ya lo dijo hace mucho tiempo el ínclito Alfonso Guerra, cuando le preguntaron que era el socialismo, a lo que respondió: “todo lo bueno del mundo es socialista“. Así. Sin resquicios. Sin opciones para los demás. Y lo peor es que esos demás se conforman y aceptan las denominaciones que la izquierda asigna, o les sirven de apoyo, como cuando alguien de buena fe, en vez de opinar que los saboteadores deberían estar en la cárcel o que el “concertista” del coscorrón se merece una buena bofetada en defensa propia, pasan a comentar simplemente que en realidad las huelgas no sirven de nada porque “estos” no van a hacer caso.

El proceso mental de la izquierda es el siguiente:

A) un “progresista” concibe una idea descabellada, y, si puede, la pone en práctica (como los planes de educación que trajo el tal Maravall). Los sensatos le dicen que es imposible, o incluso que es una estupidez. Él responde que son unos fascistas, unos habitantes de la caverna profunda y otras lindezas.

B) El “progresista” que concibe y puede, pone en práctica la idea descabellada y le saca a todo el mundo una enorme cantidad de dinero para su realización, dando como daño colateral sin importancia los despilfarros que se producen en su aplicación. También hay mangoneos, pero como es por el bien del pueblo, no se habla de ellos. Mientras tanto, los no progresistas protestan por el dinero y por la inutilidad, pero nadie les hace caso.

C) La realidad acaba imponiéndose, y la carísima e inmadura aventura se muestra, inapelablemente, como un fracaso total y un expolio gigantesco. Pero el “progresista” opina que lo que valía era la intención, y que, como ésta era buena, todo está justificado y el progresismo sigue siendo el único elemento válido para la vida. No importa que los no progresistas llevaran razón desde el principio, y que, haciéndoles caso, se hubiera ahorrado mucho tiempo y dinero. Lo que vale es la intención.

Y siguen adelante respetando la libertad de opinión como los de Telemadrid y la libertad de acción como los cafres antes citados. Los demás, siempre a callar, que, por otro lado, lo saben hacer muy bien.

Por cierto, hablando de “progresismo” me viene a la mente “feminismo”, y con ello, la palabra “mujer”, y me acuerdo de la juez que instruye el caso de los EREs de Andalucía: Mercedes Alaya. ¡Cuanta presión está teniendo que soportar de los “progresistas” andaluces!. ¿Para cuando un homenaje de las feministas a esta joven y valiente mujer?

Alfredo Vílchez

 


Los nuevos alaridos catalanes

alfredo | diciembre 5, 2012 in Ciudadanía | Comments (0)

El ministro de Educación José Ignacio Wert ha elaborado una serie de propuestas educativas importantes, pero sólo se habla de la que obligará a las Comunidades bilingües a pagar la educación en castellano en centros privados a aquellos ciudadanos que lo deseen por no tener opción a ello en centros públicos. Rápidamente los alaridos catalanes no han tardado en dejarse oir. Quienes más avasallan y oprimen son los que aúllan cuando les rozan, por eso era previsible esta reacción, y la encargada de escenificarla ha sido la consejera Rigau, que había acudido, con las de otras regiones, a una reunión con el ministro. Esta walkiria del grito incluso se ha negado a explicarse si debía hacerlo en la sala de prensa del Ministerio, porque tras de ella estaban los símbolos de España. Algunos periodistas -que, como los banqueros, se saltan lo que sea para obtener beneficios- han intentado quitar el escudo, el logotipo del Ministerio y la bandera. Afortunadamente, los servicios ministeriales lo han impedido. La Rigau ha tenido que hacer sus declaraciones en un estrecho pasillo, y eso sí ha molestado a los pobrecitos periodistas, que han tenido que hacer su trabajo con estrecheces.

Otros periodistas de prensa  y contertulios de radio y TV, buenistas permanentes,  han abordado también el mismo tema del grito, con sólo un rincón para referir las otras propuestas educativas del ministro. Lo importante era la cuestión de los alaridos. Y muchos de ellos culpan al ministro Wert por inoportuno.

Durante la legislatura, no era bueno frenar el totalitarismo lingüistico porque podría radicalizar a los tali… catalanes. Antes de las elecciones, porque podría decantar el voto hacia las opciones nacionalistas. Y ahora que las urnas han puesto en una difícil situación al mesías de turno, tampoco es convenientes facilitarles la envoltura en su bandera y la exacerbación de su nacionalismo. Aparte del menosprecio de la inteligencia del ciudadano que esas prudencias significan cabe preguntarse cuándo sería el momento adecuado de hacer cumplir las leyes a quienes se las vienen saltando sistemáticamente.

La situación me recuerda tiempos pasados, en los que, si una mujer era maltratada por su marido, había legión que aconsejaban que lo que debía de hacer la mujer es aguantar, porque si tomaba alguna determinación para impedirlo, podía generar más violencia en el agresor. Ya llegaría la ocasión de que éste se diera cuenta de lo malvado que había sido, y todo se solucionaría. Naturalmente, ese momento no llegaba nunca.

Algo así ocurre permanentemente con los extremismos independentistas, y los buenistas me recuerdan, como digo, a aquellos “legionarios”. Ante tanta necedad, se me viene a la mente el final de uno de los recitativos del añorado Pepe da Rosa: “a ver si va a ser verdad… que somos de capirote”.


diciembre 2012: ¡otra vez aquí!

alfredo | diciembre 1, 2012 in Líneas Libres | Comments (0)

Pues sí, otra vez aquí. Allá por febrero de de 2010 la tecnología se embarulló y nos complicó la vida. Luego, la mano de obra cualificada fue difícil de encontrar. Después, a principios de 2011, la jubiliación, el ansia de aprovechar la libertad para hacer el camino de Santiago y la resaca posterior. Y en 2012, sin escarmentar, la Vía de la Plata, de Sevilla a Santiago (1060 km. en 46 días), la desilusión posterior por la vida habitual, la añoranza del Camino y las tareas de mi ascenso a “yaquetienestiempohazmeesto” han retrasado la continuación. Pero estoy otra vez aquí, con nuevo formato, aunque con la misma intención de alzar la voz, aunque sin la certeza de que alguien la oiga.

Quizá por eso la historia se repite y los problemas son eternos. Consultando bibliografías he localizado unos versos que lo demuestran. Dicen así:

Los cuerdos fuir debrían
do los locos mandan más
que cuando los ciegos guían
¡Guay de los que van detrás!

Son versos de Gómez Manrique (tío de Jorge Manrique, al que le enseñó las coplas de pie quebrado que luego harían famoso al sobrino), siglo XV, y se refieren a la época de Enrique IV, pero son plenamente actuales, como podemos ver (por cierto, lo de “guay” no es el coloquial “estupendo” de nuestros días, sino todo lo contrario: una forma enfática de la queja “¡Ay!”). La palabra “más” es un adverbio, no una referencia profética.

Luego encontré otros de la misma época y en el mismo sentido (esta vez del jienense Hernández Mejía), que se pregunta donde están los que valen:

¿Dó los reinos bien regidos,
dó los buenos regidores?
¿A do los sabios sabidos,
a dó los buenos señores?
¿A dónde los buenos reyes?
¿dónde los buenos prelados?
¿Dónde están las buenas leyes
que castigan los pecados?

No son diagnósticos actuales, pero casi, Como también podría serlo un texto casi contemporáneo que me remitió un buen amigo y que incluyo a continuación:

«Todos los trabajadores, ante la angustiosa situación presente, han de preguntarse a qué se debe el que, a pesar de los constantes cambios de Gobierno, a pesar de haber gobernado las izquierdas, a pesar de los Gobiernos de centro y de derecha, el paro aumente sin cesar, la carestía de vida se haga cada vez más agobiadora y la pugna entre las clases sea cada día más áspera. Fácil es comprobar la existencia de estos problemas y aun su agravación. Con Gobiernos en que figuraban ministros socialistas, todas las calamidades que abruman a la masa obrera no sólo no tuvieron solución, sino que se agudizaron. Con Gobiernos de derecha, toda la política se orienta en contra de los productores; empeoran las condiciones de trabajo, se reducen los jornales, aumentan las jornadas, se los persigue, etc. ¿Qué significa esta coincidencia en el fondo de los partidos políticos, sean de derechas o sean de izquierdas? Significa que el régimen de partidos es incapaz de organizar un sistema económico que ponga a cubierto a la masa popular de estas angustias; que tanto unos partidos como otros están al servicio del sistema capitalista.

Mientras la terrible crisis económica actual ha arruinado o está en camino de arruinar a los modestos productores, y la masa obrera sufre como nunca la pesadilla del paro, la cifra de los beneficios obtenidos por los beneficiarios del orden actual de cosas, los dueños de la Banca, es elevadísimo.
Así la tarea urgente que tienen los productores es ésta: destruir el sistema liberal, acabando con las pandillas políticas y los tiburones de la Banca.»

Su autor, José Antonio Primo de Rivera (Diario “Arriba”, nº 20, de 21 de noviembre de 1935). Curioso ¿no?

Bienvenidos

-AELPON-Alfredo Vílchez


la ceguera y el interés suicida

alfredo | octubre 28, 2010 in Líneas Libres | Comments (0)

Se ha constituido en España el primer partido islámico: el PRUNE (Partido Renacimiento y Unión de España), con perspectiva nacional. Independientemente de lo que proclaman en su constitución (Partido islamico en España), está claro que pretenden utilizar el voto de los 1,3 millones de musulmanes que residen aquí, más el de los demás emigrantes que quieran, para constituir un partido minoritario que saque también amplio beneficio, como lo han logrado los demas partidos minoritarios dentro del sistema español.

Aquí los partidos-bisagra prosperan, en una adulteración de la democracia que, al parecer, nadie tiene en cuenta.

Al final del artículo arriba citado, se cita el caso real de un grupo islámico sin casi representación en un municipio francés, que ha cambiado su apoyo a la alcaldesa socialista por una normativa municipal que crea piscinas separadas (u horarios separados) para hombres y mujeres en ese municipio. Ante la constatación de esta realidad, muchos de los que no quieren ver estas perspectivas se llevarán las manos a la cabeza, pero ya ha ocurrido también en España, aunque hasta ahora las autoridades municipales no lo han consentido (La alberca del moro).

¿Ocurrirá igual en la política municipal o nacional cuando un partido mayoritario necesite esos votos para aprobar, por ejemplo, unos presupuestos absurdos? Recordemos el precio de los votos del PNV, BNGA o ERC para los de este año.

En ese ámbito empiezo a entender lo que me pareció un dislate al principio, pero que ahora veo como una nueva y suicida estrategia por obtener votos de los desesperados. Hace unos meses, el grupo socialista propuso en el Congreso que el Gobierno hiciera lo necesario para reparar el error histórico que fue… la expulsión de los moriscos a principios del XVII. A la estupidez que significa el andar a vueltas con el pasado, sobre todo si es “tan pasado” (porque, así, también los que se consideren descendientes de la población hispanoromana, por ejemplo, podrían reclamar la reparación de los daños que la invasión musulmana les causó), le da valor de amenaza presente esa posibilidad de aplicación paulatina de la “sharía” a través del apoyo de un partido musulmán a quienes lo vayan necesitando.

Si tenemos en cuenta que la mayor parte de los musulmanes que invadieron la península no eran árabes, sino bereberes norteafricanos, tanto en un primer momento como al final del califato. Si tenemos en cuenta que los almorávides y almohades de las últimas invasiones procedían de lo que ahora es sur de Marruecos y norte de Mauritania. ¿Cree alguien que quedará algún habitante de Marruecos que no afirme ser descendiente de aquellos moriscos que fueron expulsados? Las oleadas, esta vez, no tendrían armas, pero serían igual de numerosas. Y ya sabemos que el mismo Gadafi ha afirmado recientemente que no cree que el terrorismo sea una actitud adecuada, porque en dos décadas Europa será musulmana a través de la demografía.

Como, además, también sabemos que cada vez que el PSOE anuncia algo, siempre es buscando su interés partidista actual (aunque lo vista con otros ropajes), parece como si ese partido ya no se fíara de su último recurso para obtener votos de los emigrantes (lo de “papeles para todos” y lo de la nacionalidad española para los descendientes de emigrados durante la guerra civil), y esté planeando lo mismo, pero con los musulmanes.

¿Es o no es ceguera suicida? ¡Ojalá el tiempo me demuestre que estoy equivocado, pero temo que no será así!

-AELPON-Alfredo Vílchez

Delenda est SGAE